Tag Archive: expectativas


(Apuntes de la conferencia impartida por Prashant Kakode)

Cuando algo se desajusta en nuestro entorno, intentamos cambiar ese entorno. No ponemos atención en cambiar nosotros.

Lo que queremos en nuestra vida es armonía con nuestro entorno, no lo hemos de convertir en nuestro carcelero.

Si creamos deseos, o expectativas, damos a otra persona el poder de amo y nos volvemos esclavos (es otro/a quién decide si me lo concede o no, y yo soy feliz o no en función de ello). Ese deseo se convierte en nuestro problema.

Muchas relaciones las estropeamos por crear expectativas.

Cuantos más amos creo en mi vida, menor calidad de vida tengo.

 

El mundo exterior no está en nuestras manos, hay que estar preparados para el cambio, para aceptarlo. Lo opuesto a la expectativa es la aceptación.

 

“Haz una buena acción y luego tírala al mar”. No la contabilices, no la etiquetes, no esperes nada por ello. Recordemos: Si creamos deseos, creamos amos. Al expresar deseos manifiestas tus debilidades; si permaneces libre, eres más fuerte.

 

“Cada uno de nosotros lleva unas gafas de diferente color y miramos el mundo a través de ellas” (Kant). Por ejemplo, la idea de la muerte el Tibet no genera sufrimiento. El patrón de belleza también es muy diferente de una cultura a otra.

Tenemos la idea de lo que es bueno o malo según nuestras gafas. Puede que tengamos que cuestionar las gafas que llevamos puestas.

Podemos observar nuestro lenguaje, qué palabras predominan: YO, MÍO, QUIERO, MÁS…

Junto con la palabra MÍO surge el sentimiento de posesión y de inseguridad (no queremos perderlo, creamos defensas y protecciones). Luego pensamos que podemos tener más, pero eso no resuelve el problema sino que lo aumenta. Nos metemos en la ESPIRAL de la DEPENDENCIA, y no me permite permanecer libre, me vuelvo esclavo.

Cuando no hay MÍO hay libertad, seguridad, paz, eres tu amo.

El uso de la palabra MÍO en cualquier cosa temporal es signo de ignorancia. No podemos llevarnos nada de este mundo, como mucho somos depositarios. Incluso el cuerpo no nos pertenece, no vamos a poder llevárnoslo cuando dejemos este mundo.

Hay una palabra que tiene el poder de liberarnos: INVITADO. Estamos aquí durante un tiempo, somos invitados en nuestro cuerpo, en este planeta.

 

En nuestro cerebro hay un neurotransmisor, la serotonina, asociado a la felicidad. Cuando hay depresión hay un bajo nivel de serotonina, y eso nos lleva a tener menor control, más enfados, más llanto…

Hay factores que afectan el nivel de serotonina: tabaco, café, chocolate, alcohol, drogas, comida, TV, música, ruido, gente, internet, ordenadores, sexo y pornografía, violencia. Somos una sociedad de adictos. Somos una sociedad con un bajo nivel de serotonina.

Debido a la prosperidad disponemos de muchas más cosas, otras son más fáciles de obtener o de hacer… pero eso nos genera problemas, nos lleva a más esclavitud.

 

Debemos ser observadores desapegados.

Cuando nos sentimos seguros, experimentamos paz, amor, claridad, bienaventuranza, alegría.

Se puede empezar reflexionando y meditando sobre ello unos minutos diarios, sintiéndonos un invitado en la vida.

 

Anuncios

Aceptarse

(extraído del libro “AMARSE CON LOS OJOS ABIERTOS”, de Jorge Bucay y Silvia Salinas)

Muchas angustias y depresiones se generan debido a que tenemos una idea prefijada de a dónde queremos ir, y cuando el plan no se cumple nos frustramos. “Cuando no actúas de acuerdo con mis expectativas, no te quiero”. Y no es así. La vida es más vivible si adoptamos la actitud del surfista: son las olas las que marcan el camino, no mi idea de adonde tengo que llegar. Es mejor descubrir el camino según las piedras que nos vayamos encontrando.

No hay un modelo de vida: lo que a mí me encanta a ti no te gusta, y todo está bien.

La mayoría de gente se pelea porque quiere convencer al otro de que su postura es la correcta. Partamos de la base de que no hay una postura correcta.

Creo que la gente necesita ser convalidada por el otro para afirmarse en lo que piensa o lo que siente. No hay una manera de vivir. Cada uno monta su circo como puede.

(…)

Si para estar con otro tengo que renunciar a ser yo mismo, la cosa no va a funcionar. Esta es una premisa esencial para las parejas.

(…)

Hay que ayudar a la gente a salirse del mito que supone que si nos queremos tenemos que coincidir en todo. No es así, amarse no significa pensar igual ni quererte más que a mí mismo. La cuestión es que me respetes como soy.

La cuestión es “amarse con los ojos abiertos” como el titulo de nuestro libro.

Cuando podemos lograr esto en una pareja, no es tan difícil ponernos de acuerdo, porque ya hay un acuerdo esencial: yo te acepto como eres y tú me aceptas como soy.

Deberíamos insistir acerca de lo maravilloso que es sentirse aceptado como uno es, porque la aceptación nos da sensación de libertad; es como un motor que nos permite soltarnos. Es importante trabajar para aceptar a nuestro compañero como es, viéndolo en su totalidad descubriendo su sistema de funcionamiento y respetando su manera de ser.

Las personas somos un paquete completo y amar es poder aceptar al otro como un solo paquete, quererlo como es, sin intentar cambiarlo. En fin, todo un desafío, que empieza por uno mismo.

Aceptarte empieza por aceptarme.

Aceptarse, debemos repetir hasta el cansancio, no quiere decir resignarse o creer que no hay mejoras.

Todo lo contrario: estamos convencidos de que es ese movimiento de aceptación y no pelea (y ninguna otra cosa) lo que puede generar el cambio verdadero.

Todo cambia naturalmente. Si me doy cuenta de eso me entrego sin miedo, porque sé que no me voy a quedar estancado allí, que la vida es un fluir permanente.

Aceptarnos no quiere decir renunciar a mejorar, quiere decir vernos como somos, no enojarnos con lo que nos pasa, tener una actitud amorosa y establecer un vínculo reparador con nosotros mismos, que es lo que nos ayuda a crecer.

Si seguimos en el trabajo de autotortura, exigiéndonos ser lo que no somos, seguramente terminaremos colgando en alguien la causa de nuestro descontento. En un principio este lugar lo ocupan los padres; pero luego, en la medida en que crecemos desplazamos esta acusación a nuestra pareja: “El (o ella) es el (la) culpable de que no me desarrolle profesionalmente, de que no me divierta, de que no gane dinero, de que no sea feliz.”

El trabajo empieza por uno.

Aceptarnos es habitar confortable y relajadamente en nosotros mismos.

(las siguientes ideas están extraídas mayoritariamente del libro ¿Seguimos juntos o nos separamos? del Dr Paulino Castells)

Antecedentes

Durante el enamoramiento todo lo que hace o dice el otro nos parece bien, tendemos a idealizar a la otra persona proyectando en ella las virtudes que deseamos que tenga. Si inicialmente habíamos creamos expectativas no realistas que en la práctica cotidiana no podían cumplirse, sentiremos después decepción frente a nuestra pareja. Esa desilusión puede provenir también de promesas incumplidas.

“La mujer se casa creyendo que el hombre cambiará. El hombre se casa creyendo que la mujer no cambiará. Ambos se equivocan.”

Cuando surgen diferencias en la relación de pareja, cambiamos de actitud mental y nos parece que el otro no hace nada bien, nos ponemos a la defensiva y sólo vemos las cualidades negativas del otro, tendiendo a ser excesivamente críticos. Cada uno puede considerar que es el único que se sacrifica y hace concesiones, y se siente insatisfecho al considerar que su pareja no se da cuenta de todo lo que está haciendo para que la relación funcione. También puede suceder que uno crea que el otro debería conocer lo que desea “sin que se lo pida”.

Sólo si las dos partes son capaces de manifestar sus decepciones y están dispuestas a compartir la responsabilidad de modificar el estado de las cosas, es posible que la relación mejore. Hay que mantener una perspectiva abierta y positiva para ver el mundo con los ojos de la otra persona y saber ponerse en el lugar del otro.

Los conflictos deberían servir para fortalecer y madurar la estructura de pareja superando las eventualidades que surjan, pero para ello hay que tener conciencia de tales crisis y buscar el mantenimiento de la cohesión entre ambos.

Cuando la pareja entra en la espiral de los enfrentamientos abiertos es prácticamente imposible mantener un diálogo. El enfado ciega toda posibilidad de cambio. Se entra en la dinámica de golpe por golpe, así no cede ninguno y la escalada de agresiones es continua. Lo que inicialmente se inicia posiblemente por un nimio detalle crece de forma desmesurada, alimentado por antiguos rencores y reproches que afloran sin contención. La pareja debería tener presente que en una relación la represalia es contraproducente, ya que con frecuencia supera a la ofensa inicial. La violencia genera violencia. Y lo peor de esos combates es el agrio recuerdo que deja lo que se llega a decir (insultos, calumnias) o a hacer (desprecios, humillaciones, golpes) difícil de olvidar y que sólo el tiempo y la buena voluntad por ambas partes puede limpiar.

¿Seguimos juntos?

Hay que recordar que el día a día lo hacen agradable las cosas pequeñas, los pequeños detalles, pequeñas frases, gestos, ofrendas que indican muestras de afecto.

Cuando una pareja desea sinceramente mejorar o rehacer la vida conjunta debe haber una auténtica aceptación de la personalidad del otro, buscando los puntos de acoplamiento y complementariedad, resaltando los aspectos positivos y aprovechándolos para que la vida en pareja marche bien. Ambos tienen que reconocer que algunos rasgos de la personalidad del compañero no son “malos” sino que nos molestan simplemente porque no concuerdan con los propios. Si las perspectivas difieren, es importante admitir que puede que ninguno de los dos tenga razón o esté equivocado.

El respeto y la comunicación son esenciales.

Hay que explicar las discrepancias, los malentendidos, los odios… con palabras y no guardarlos para uno mismo en forma de angustia inexplicable, que solo se manifiesta en cambios en los estados de ánimo, depresiones o arrebatos de cólera.

Si se están convirtiendo en “extraños” hay que restablecer las vías de comunicación, empezar con pequeños encuentros de la pareja fuera de casa, buscando situaciones que permitan un mínimo de diálogo y más adelante acordar un día a la semana (sin hijos) para salir juntos y salir al cine, a un espectáculo, a tomar algo… La buena comunicación implica algo más que expresar las ideas de uno, también significa captar lo que dice la otra persona.

Para seguir adelante hay que poner muchas ganas y procurar una mejor comprensión mutua. Los cambios en uno de los miembros de la relación pueden producir cambios notables en el otro.

Los conflictos son inevitables, intentar evitarlos o silenciarlos es mala solución, lo que hay que trabajar es la forma de resolverlos.

Si la pareja determina seguir juntos tendrán que remodelar o sentar nuevas bases en la convivencia, evitar incurrir en errores del pasado y revitalizar la relación amorosa teniendo en mente la idea altruista de querer hacer feliz al otro.

Personalmente pienso que para poder seguir juntos cada uno ha de poder confiar en que el otro no le hará daño intencionadamente, que estará a su lado incondicionalmente en los momentos difíciles, que admitirá las críticas con ánimo constructivo en vez de contraatacar empeorando la situación y que se preocuparán por el mutuo bienestar, en síntesis… que podrás pensar en el otro como tu verdadero amigo aliado en vez de verlo como un enemigo a vencer. La siguiente canción refleja bien esa actitud:

DAME TU MANO (Luis Fonsi)

Dame tu mano
carguemos juntos lo pesado
Estoy de tu lado
Soy un apoyo, soy tu aliado.

Quiero cuidarte
Abrirte el cielo entre mis brazos
Y levantarte
Cuando te hayas derrumbado.

Dame tu mano
Si te sientes afligida
Dame tu mano
Si no encuentras la salida.
Dame tu mano
Ven, apóyate en mi hombro
Dame tu mano
Dibujemos juntos la felicidad.

Dame tu mano
Deja el dolor en el pasado
Estoy de tu lado
Ven y comparte lo guardado.

Quiero cuidarte
Abrirte el cielo entre tus brazos
Y levantarte
Cuando te hayas derrumbado.

Una luz encenderá la oscuridad
La confianza que has perdido, volverá.
Dame tu mano
Si no encuentras la salida
Dame tu mano
Ven, apóyate en mi hombro.

Dame tu mano
Dibujemos juntos la felicidad.

Dame tu mano.

¿Nos separamos?

La separación se produce generalmente cuando los cónyuges dejan de sentir la necesidad y el deseo de estar juntos, o cuando uno de ellos o ambos tiene la fuerte convicción de que las cosas no pueden mejorar.

En algunos casos si aún queda algún resquicio de que no todo está perdido se puede plantear una separación temporal, dándose un plazo concreto, estableciendo unas reglas y volviendo a empezar como novios, sin vivir bajo el mismo techo.

Cuando la separación se lleva adelante hay que intentar hacerlo con el mayor tacto posible para no herir la autoestima de la otra persona y ser cauteloso al hablar del otro a los demás.

Personalmente pienso que es importantísimo evitar el rencor y quedarse con los buenos recuerdos…

SIN RENCOR (Marcos Llunas)

Hoy es un día triste mi amor
nos dimos cuenta que llegamos al fin
fin de un camino, fin de un amor
y nos dimos cuenta los dos.

Fue maravilloso pasar
esos días felices que poder recordar
se apaga la llama, se apaga el amor
pero el corazón siempre sentirá
Que eres algo especial, que no habrá nadie igual
por eso te pido
que no haya rencor si nos vemos de nuevo amor
fueron tantos los días felices
fue tanto el amor que me diste
júramelo, sin rencor

Te deseo todo lo mejor
que lo aprendimos nos sirva a los dos
adiós mi vida, ya sabes que
yo por ti sentiré

Que eres algo especial,
que no habrá nadie igual
por eso te pido
que no haya rencor
si nos vemos de nuevo amor
fueron tantos los días felices
fue tanto el amor que me diste
sólo júrame por favor

Que no habrá rencor
si nos vemos de nuevo amor
Siempre habrá algo especial entre tú y yo
que entre los dos todo seguirá
sin rencor, sin rencor

Si buscas un amigo,
a tu lado me tendrás
(Que no habrá rencor si nos vemos de nuevo amor)
(Fueron tantos los días felices)
Entre tú y yo
(Fue tanto el amor que me diste)
(sólo júrame por favor)
Que no habrá rencor
(si nos vemos de nuevo amor)
siempre habrá algo especial
entre tú y yo
(que entre los dos todo seguirá)
sin……. sin rencor.

Los tamaños varían conforme el grado de compromiso…

Una
persona es enorme para uno, cuando habla de lo que leyó y vivió, cuando
trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe inocente.

Es
pequeña cuando solo piensa en si misma, cuando se comporta de una
manera poco gentil, cuando fracasa justamente en el momento en que
tendría que demostrar lo que hay de más importante entre dos personas:
la amistad, el cariño, el respeto, el celo y asimismo el amor.

Una
persona es gigante cuando se interesa por tu vida, cuando busca
alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto contigo.

Una
persona es grande cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en
el lugar del otro, cuando obra, no de acuerdo con lo que esperan de
ella, pero de acuerdo con lo que espera de sí misma.

Una persona es pequeña cuando se deja regir por comportamientos clichés. Una misma persona puede aparentar grandeza o pequeñez
dentro de una relación, puede crecer o disminuir en un espacio de pocas semanas.

Una decepción puede disminuir el tamaño de un amor que parecía ser grande. Una ausencia puede aumentar el tamaño de un amor que parecía ser ínfimo.

Es
difícil convivir con esta elasticidad: las personas se agigantan y se
encogen a nuestros ojos. Nuestro juzgamiento es hecho, no a través de
centímetros y metros, sino de acciones y reacciones, de expectativas y
frustraciones.

Una persona es única al extender la mano, y al
recogerla inesperadamente, se torna otra. El egoísmo unifica a los
insignificantes. No es la altura, ni el peso, ni los músculos que
tornan a una persona grande… es su sensibilidad, sin tamaño.

William Shakespeare

… Y me viene a la memoria una frase de un amigo mío: "Eres grande chiquita!!!".
… Y recuerdo otra frase que me dijo un profesor del instituto sonriendo al quejarme de que por ser pequeñita no llegaba a algunos sitios: "Adelaida, llegas donde has de llegar… al corazón".

La felicidad

El camino de la felicidad
 
No hay ninguna felicidad que se pueda obtener del escapar, y mucho menos de huir hacia el pasado.

Nuestra vida es nuestra excluyente responsabilidad.

La capacidad para cambiar la perspectiva es, sin duda, una de las herramientas más efectivas a nuestra disposición.

 

El valor de ser quien uno es.

El héroe de cada uno de nosotros contiene a la persona que cada uno es y que está orgullosa, de ser así.

El desafío no es ser otro. El desafío es ser uno mismo.

Vivir de verdad es ser el que verdaderamente soy. Más allá y más acá de quién seas tú y de lo que esperes de mí.

Sólo se aprende de lo diferente. Con alguien que sólo sepa lo que yo sé y con quien acuerde en cada detalle, podré comunicarme fácilmente, compartir ideas y experiencias, pero poco o nada podré aprender en esa relación.

Pensar que el otro va a cambiar, en verdad, no funciona.

Entonces sería mejor, desde el principio, pensar en estar al lado de otro que me gusta tal como es. Y mientras estemos juntos, alentémoslo para que lo deje salir cada vez más.

 

El valor de la aceptación

Sin pensarlo en cada situación, miramos a nuestro alrededor y nos comparamos con los demás. Por mucho que tengamos, no es la cantidad absoluta lo que nos hará felices, porque parece que siempre tendemos a sentirnos insatisfechos si el vecino tiene un poco más. No te compares: así evitarás que tu felicidad dependa de otros.

El verdadero antídoto del anhelo es la aceptación y no la posesión. Aprender a querer y apreciar lo que ya tenemos.

La felicidad depende simplemente del cultivo de estados mentales "positivos", como el amor, la, solidaridad y la compasión. Alcanzar la verdadera felicidad exige producir una transformación en las perspectivas, en la forma de pensar.

Las expectativas complican nuestra oportunidad de ser felices, tanto cuando se realizan como cuando no lo hacen. Si se cumplen, nos condenan a abandonarlas y crear nuevas y más grandes expectativas hasta toparnos con las que no se cumplan. Si desde el principio no se cumplen, sufrimos el dolor de la desilusión.

Si vives satisfecho, tener más pierde importancia.

Cada vez que nos sentimos desdichados luchamos, muchas veces insensata y caprichosamente, para cambiar la realidad, para hacer que se asemeje más a lo que esperábamos de ella, para forzar los hechos en una determinada dirección… sin pensar que si lo que queremos verdaderamente es ser felices, el trabajo podría ser más interno que externo, más sobre las expectativas que sobre la realidad, más sobre lo pretendido que sobre lo encontrado.

La felicidad consiste en permitir que los sucesos sucedan. Aceptar que las cosas son como son. No hay aceptación, obviamente, cuando sigo enojado con lo que sucede.

Hay mucha distancia entre aceptar y estar de acuerdo.

Aceptar significa darme cuenta de que algo es como es; dejar de pelearme con eso porque es así y, a partir de dejar de pelear, decidir si quiero o no hacer cosas para que cambie

Para alcanzar una práctica cabal de amor y aceptación es indispensable el desarrollo de la paciencia y la tolerancia.

Ver a los demás con ternura nos permite relajarnos, confiar, sentirnos a gusto y ser más felices.

 

Confusiones sobre la felicidad

1) Identificar felicidad con éxito

La salida de la confusión deviene de encontrar otra fuente de valor y dignidad, se trata del vínculo que se establece simplemente por saberse perteneciente a la comunidad humana.

2) Equiparar la felicidad con el placer

La gente suele identificar ser feliz con estar disfrutando de lo que sucede, pero esa felicidad acaba cuando termina el entretenimiento.

3) Creer que con el amor es suficiente

El amor adulto nunca es incondicional. Depende de lo que doy y lo que recibo.

Y hay que nutrirlo y alimentarlo. No importa cuánto haya llegado a amar a mi pareja; este amor depende de cómo se conduzca el otro, de lo que sienta por mí, de su manera de actuar.

4) Escapar del dolor

El dolor es un maestro, está allí para enseñarnos un camino

Si en un momento te toca sufrir, no te asustes no te escapes, no te rindas. Puede ser que la realidad te haga retroceder, pero de todas maneras lo importante, acuérdate, es estar en camino, no llegar a algún lugar.

Los problemas son parte de nuestra vidia.

Si logramos abordarlos con decisión y compromiso, si logramos centrar nuestras energías en encontrar una solución, el problema puede transformarse en un desafío. Si nos quedamos en el pensamiento o en la queja de lo que es justo o injusto, añadimos un ingrediente de malestar y de distracción.

5) Sobrevalorar lo que falta

Todos somos capaces de imaginar una vida más perfecta; lo destructivo en todo caso es que ese imaginario sea utilizado para fabricarnos un argumento que nos condene a vivir pendientes de lo que falta.

Conformarse no significa dejar de estar interesado en lo que sucede ni bajar necesariamente la cabeza. No tiene que ver con la resignación, sino con reconocer el punto de partida de un cambio, con el abandono de la urgencia de que algo sea diferente y la gratitud con la vida por ser capaz de intentar construir lo que sigue.

El agradecimiento con la vida es una de las claves de la felicidad, y todo lo que socave esa gratitud habrá de ponerle trabas a la posibilidad de ser felices.

 

La búsqueda del sentido

La felicidad puede alcanzarse prácticamente bajo cualquier circunstancia, siempre y cuando creamos que nuestra vida tiene sentido y propósito.

En la vida cotidiana, las metas son como puertos adonde llegar, el camino serán los recursos que tendremos para hacerlo y el mapa lo aportará la experiencia.

Si la felicidad dependiera de las metas, dependería del momento de la llegada.

En cambio, si depende de encontrar el rumbo, lo único que importa es estar en camino y que ese camino sea el correcto, que esté orientado en coincidencia con el sentido que le doy a mi vida. Puedo elegir cualquiera de los caminos y lo mismo da, porque mientras el rumbo coincida con el camino, la sensación será la de no estar perdido.

En la vida, el rumbo lo marca el sentido que cada uno decida darle a su existencia.

 

Y la brújula se consigue contestándose una simple pregunta:

¿Qué sentido tiene mi vida?

Y vas a tener que encontrar tu propia respuesta.

 

Cada uno construye su vida eligiendo su camino.

No se trata sólo de tener ganas de vivir, se trata de saber para qué vives.

Porque si tú no le puedes dar un sentido a tu vida, tu vida quizá deje de tener sentido.

 Todos queremos un poco de todo: placer, una misión, poder, trascendencia. Sin embargo, para cada uno de nosotros, en este momento, hay una búsqueda que es más importante que las otras.

Tal vez ni sepas por dónde empezar a buscar el camino, pero lo que importa es no detenerse.

En todo caso, lo importante es que te comprometas con aquello que hoy decidas que es tu camino, con aquello que hoy decidas que le da sentido a tu vida, aunque te equivoques, aunque tengas que estar corrigiéndolo permanentemente. Porque la única persona en el universo que va a estar contigo hasta el último día… eres tú mismo.

 

 

(Resumen del libro "El camino de la Felicidad", de Jorge Bucay)

 

[ Vuelta arriba ]