Tag Archive: enamoramiento


Tan sólo necesitaba…

No necesito el aire, ni la lluvia
Ni una noche de luna, ni una playa
Ni un sol de medianoche
Ni un perfume de algas
Ni un cielo de violines, ni una rosa
Trepando a la ventana

Tan solo necesito, sentir que estás muy cerca
Tan solo necesito, saber que me deseas
Tan solo necesito, saberte enamorada
Tan solo necesito que me quieras
Con eso ya me basta

No necesito un cielo con estrellas
Ni un hogar encendido, ni una casa
Ni un canto de sirenas
Ni el sonido de un arpa
Ni un poema de Bécquer que se clave
En el fondo del alma

Tan solo necesito sentir que estás muy cerca
Tan solo necesito, saber que me deseas
Tan solo necesito, saberte enamorada
Tan solo necesito que me quieras
Con eso ya me basta

Tan solo necesito, saberte enamorada
Tan solo necesito que me quieras
Con eso ya me basta

(J.L.Perales)

Tan sólo necesitaba… que me tuvieras en cuenta…


Anuncios

(las siguientes ideas están extraídas mayoritariamente del libro ¿Seguimos juntos o nos separamos? del Dr Paulino Castells)

Antecedentes

Durante el enamoramiento todo lo que hace o dice el otro nos parece bien, tendemos a idealizar a la otra persona proyectando en ella las virtudes que deseamos que tenga. Si inicialmente habíamos creamos expectativas no realistas que en la práctica cotidiana no podían cumplirse, sentiremos después decepción frente a nuestra pareja. Esa desilusión puede provenir también de promesas incumplidas.

“La mujer se casa creyendo que el hombre cambiará. El hombre se casa creyendo que la mujer no cambiará. Ambos se equivocan.”

Cuando surgen diferencias en la relación de pareja, cambiamos de actitud mental y nos parece que el otro no hace nada bien, nos ponemos a la defensiva y sólo vemos las cualidades negativas del otro, tendiendo a ser excesivamente críticos. Cada uno puede considerar que es el único que se sacrifica y hace concesiones, y se siente insatisfecho al considerar que su pareja no se da cuenta de todo lo que está haciendo para que la relación funcione. También puede suceder que uno crea que el otro debería conocer lo que desea “sin que se lo pida”.

Sólo si las dos partes son capaces de manifestar sus decepciones y están dispuestas a compartir la responsabilidad de modificar el estado de las cosas, es posible que la relación mejore. Hay que mantener una perspectiva abierta y positiva para ver el mundo con los ojos de la otra persona y saber ponerse en el lugar del otro.

Los conflictos deberían servir para fortalecer y madurar la estructura de pareja superando las eventualidades que surjan, pero para ello hay que tener conciencia de tales crisis y buscar el mantenimiento de la cohesión entre ambos.

Cuando la pareja entra en la espiral de los enfrentamientos abiertos es prácticamente imposible mantener un diálogo. El enfado ciega toda posibilidad de cambio. Se entra en la dinámica de golpe por golpe, así no cede ninguno y la escalada de agresiones es continua. Lo que inicialmente se inicia posiblemente por un nimio detalle crece de forma desmesurada, alimentado por antiguos rencores y reproches que afloran sin contención. La pareja debería tener presente que en una relación la represalia es contraproducente, ya que con frecuencia supera a la ofensa inicial. La violencia genera violencia. Y lo peor de esos combates es el agrio recuerdo que deja lo que se llega a decir (insultos, calumnias) o a hacer (desprecios, humillaciones, golpes) difícil de olvidar y que sólo el tiempo y la buena voluntad por ambas partes puede limpiar.

¿Seguimos juntos?

Hay que recordar que el día a día lo hacen agradable las cosas pequeñas, los pequeños detalles, pequeñas frases, gestos, ofrendas que indican muestras de afecto.

Cuando una pareja desea sinceramente mejorar o rehacer la vida conjunta debe haber una auténtica aceptación de la personalidad del otro, buscando los puntos de acoplamiento y complementariedad, resaltando los aspectos positivos y aprovechándolos para que la vida en pareja marche bien. Ambos tienen que reconocer que algunos rasgos de la personalidad del compañero no son “malos” sino que nos molestan simplemente porque no concuerdan con los propios. Si las perspectivas difieren, es importante admitir que puede que ninguno de los dos tenga razón o esté equivocado.

El respeto y la comunicación son esenciales.

Hay que explicar las discrepancias, los malentendidos, los odios… con palabras y no guardarlos para uno mismo en forma de angustia inexplicable, que solo se manifiesta en cambios en los estados de ánimo, depresiones o arrebatos de cólera.

Si se están convirtiendo en “extraños” hay que restablecer las vías de comunicación, empezar con pequeños encuentros de la pareja fuera de casa, buscando situaciones que permitan un mínimo de diálogo y más adelante acordar un día a la semana (sin hijos) para salir juntos y salir al cine, a un espectáculo, a tomar algo… La buena comunicación implica algo más que expresar las ideas de uno, también significa captar lo que dice la otra persona.

Para seguir adelante hay que poner muchas ganas y procurar una mejor comprensión mutua. Los cambios en uno de los miembros de la relación pueden producir cambios notables en el otro.

Los conflictos son inevitables, intentar evitarlos o silenciarlos es mala solución, lo que hay que trabajar es la forma de resolverlos.

Si la pareja determina seguir juntos tendrán que remodelar o sentar nuevas bases en la convivencia, evitar incurrir en errores del pasado y revitalizar la relación amorosa teniendo en mente la idea altruista de querer hacer feliz al otro.

Personalmente pienso que para poder seguir juntos cada uno ha de poder confiar en que el otro no le hará daño intencionadamente, que estará a su lado incondicionalmente en los momentos difíciles, que admitirá las críticas con ánimo constructivo en vez de contraatacar empeorando la situación y que se preocuparán por el mutuo bienestar, en síntesis… que podrás pensar en el otro como tu verdadero amigo aliado en vez de verlo como un enemigo a vencer. La siguiente canción refleja bien esa actitud:

DAME TU MANO (Luis Fonsi)

Dame tu mano
carguemos juntos lo pesado
Estoy de tu lado
Soy un apoyo, soy tu aliado.

Quiero cuidarte
Abrirte el cielo entre mis brazos
Y levantarte
Cuando te hayas derrumbado.

Dame tu mano
Si te sientes afligida
Dame tu mano
Si no encuentras la salida.
Dame tu mano
Ven, apóyate en mi hombro
Dame tu mano
Dibujemos juntos la felicidad.

Dame tu mano
Deja el dolor en el pasado
Estoy de tu lado
Ven y comparte lo guardado.

Quiero cuidarte
Abrirte el cielo entre tus brazos
Y levantarte
Cuando te hayas derrumbado.

Una luz encenderá la oscuridad
La confianza que has perdido, volverá.
Dame tu mano
Si no encuentras la salida
Dame tu mano
Ven, apóyate en mi hombro.

Dame tu mano
Dibujemos juntos la felicidad.

Dame tu mano.

¿Nos separamos?

La separación se produce generalmente cuando los cónyuges dejan de sentir la necesidad y el deseo de estar juntos, o cuando uno de ellos o ambos tiene la fuerte convicción de que las cosas no pueden mejorar.

En algunos casos si aún queda algún resquicio de que no todo está perdido se puede plantear una separación temporal, dándose un plazo concreto, estableciendo unas reglas y volviendo a empezar como novios, sin vivir bajo el mismo techo.

Cuando la separación se lleva adelante hay que intentar hacerlo con el mayor tacto posible para no herir la autoestima de la otra persona y ser cauteloso al hablar del otro a los demás.

Personalmente pienso que es importantísimo evitar el rencor y quedarse con los buenos recuerdos…

SIN RENCOR (Marcos Llunas)

Hoy es un día triste mi amor
nos dimos cuenta que llegamos al fin
fin de un camino, fin de un amor
y nos dimos cuenta los dos.

Fue maravilloso pasar
esos días felices que poder recordar
se apaga la llama, se apaga el amor
pero el corazón siempre sentirá
Que eres algo especial, que no habrá nadie igual
por eso te pido
que no haya rencor si nos vemos de nuevo amor
fueron tantos los días felices
fue tanto el amor que me diste
júramelo, sin rencor

Te deseo todo lo mejor
que lo aprendimos nos sirva a los dos
adiós mi vida, ya sabes que
yo por ti sentiré

Que eres algo especial,
que no habrá nadie igual
por eso te pido
que no haya rencor
si nos vemos de nuevo amor
fueron tantos los días felices
fue tanto el amor que me diste
sólo júrame por favor

Que no habrá rencor
si nos vemos de nuevo amor
Siempre habrá algo especial entre tú y yo
que entre los dos todo seguirá
sin rencor, sin rencor

Si buscas un amigo,
a tu lado me tendrás
(Que no habrá rencor si nos vemos de nuevo amor)
(Fueron tantos los días felices)
Entre tú y yo
(Fue tanto el amor que me diste)
(sólo júrame por favor)
Que no habrá rencor
(si nos vemos de nuevo amor)
siempre habrá algo especial
entre tú y yo
(que entre los dos todo seguirá)
sin……. sin rencor.

 
EL CONTRATO CONYUGAL… MAS ALLA DEL AMOR
 
 
"La pareja no es un estado inmutable de dos personas que no cambian. Es más bien un viaje por un camino elevado psicológica y espritualmente que comienza con la pasión del enamoramiento, vaga a través del escarpado trecho de descubrirse y culmina en la creación de una unión íntima, divertida y trascendente, capaz de renovarse en la reelección mutua, una y otra vez, durante toda la vida" (Jorge Bucay, de El camino del Encuentro).
 
Hoy, en el día de los enamorados, si alguien está pensando en formalizar una pareja, o cree tenerla ya consolidada… sería conveniente preguntarse uno al otro qué compromisos están dispuestos a adquirir o renovar…
 
A modo de guía, como referencia para pensar los pactos que cada uno está dispuesto a asumir para una vida en común, valga esta propuesta de CONTRATO CONYUGAL de Jorge Bucay:
 

1- Definición: El matrimonio es un compromiso afectivo, espiritual  y social pensado para proyectar, compartir y disfrutar, en un marco seguro y transcendente.

 

2-Duración: El contrato se firma para toda la vida, pero el pacto debe ser renovado cada cinco años, debiendo renegociar los términos. Si no hubiera acuerdo de un nuevo contrato, este convenio expira.

 

3- Propiedad: Las partes acuerdan definitivamente no considerar al otro como parte de sus propiedades. Se entiende que mi esposa, mi marido o mi pareja son términos coloquiales que no implican dominio.

 

4- Vida en común: La mayor parte del tiempo habitarán juntos. Las tareas serán compartidas. Los dos se abstendrán de regañar al cónyuge, aunque cada uno puede recordar al otro sus responsabilidades con tacto y delicadeza.

 

5- Dinero: Marido y mujer compartirán a partes iguales la responsabilidad e los gastos, cada uno conservará su cuenta bancaria y abrirán una compartida para el proyecto en común. Si en la división de tareas uno de los dos generara mas dinero que el otro, el ingreso será de todos modos compartido, disponiendo cada uno del dinero que necesite. Ambos evitarán decir al otro como y en que debe gastar el dinero.

 

6- Disputas: Los desacuerdos no serán considerados nefastos. Dado que se trata de dos individuos diferentes, se da por sentado que habrá desacuerdos. En esos caso la pareja encontrará el tiempo para buscar un acuerdo. Si no lo encontraran acordarán el desacuerdo. Si hace falta una decisión urgente, se dará prioridad a la decisión del mas capacitado o idóneo en el tema.

 

7- Peleas: Dado que los miembros son seres humanos y no máquinas, las disputas pueden generar discusiones y peleas. Las partes se comprometen a discutir sin faltarse el respeto ni psíquica ni físicamente.

 

8- Comunicación: Las partes se comprometen a estar siempre abiertas al diálogo. El tratará de hablar con ella aunque esté enfadado y ella tratará de no castigarlo a él restringiendo el contacto físico.

 

9- Sexo: Queda claramente establecido que la sexualidad de la pareja estará regulada únicamente por el deseo. Ninguno de los dos se sentirá obligado nunca a satisfacer los deseos del otro salvo que esto satisfaga sus propios deseos. A todos los demás efectos se establece que ninguna conducta sexual está prohibida, es sucia o pecaminosa si ambos acuerdan explorarla.

 

10- Fidelidad: La pareja puede pactar libremente esta regla optando entre cualquiera de las siguientes posibilidades:

a) La relación sexual es excluyente.

b) Podría haber otras relaciones pero sin compromiso afectivo

c)  Cada uno decide libremente sobre sus relaciones extramaritales.

En b) y en c) habría que acordar si estas otras experiencias deben contarse o deben ocultarse.

Cualquiera sea la opción, derechos y obligaciones serán idénticas para los dos.

 

11- Niños: La pareja tendrá hijos solo en caso de que ambos deseen tenerlos (y en el momento en que ambos coincidan en el deseo). Mientras tanto, los dos acuerdan que un aborto sería una decisión hiriente y por lo tanto será responsabilidad de ambos evitar un embarazo no deseado.

 

12- Familias: Cada uno tendrá con su familia de origen las relaciones que crea conveniente y aceptará la actitud que el otro tenga con ellos. Esto incluirá el derecho de cada uno de no dejarse presionar por sus suegros.

 

13- Amigos: Cada uno conservará sus amigos y amigas. No es imprescindible acordar ni hacer amistad con los amigos del otro, ni tampoco incluir los propios a la pareja.

 

14- Control: Cada uno renuncia expresamente a ejercer control sobre el tiempo, el aspecto, el cuerpo, los gustos y la forma de actuar del otro. Cada uno se hará responsable de sus acciones y de las acciones decididas en conjunto, pero no de las decisiones individuales del otro.

 

15- Divorcio: Cualquiera de los dos puede querer divorciarse cuando sienta que lo que han proyectado juntos ha perdido vigencia. El otro no se opondrá. Si existieran hijos menores, la pareja acuerda agotar los recursos para salvar el vínculo y proteger a los niños. Respecto de los bienes se  acuerda que todo lo adquirido durante la vida en común será repartido y todo lo personal será conservado por cada uno.

 

16- De forma: Estos artículos podrán ser revisados a solicitud de cualquiera de los dos y modificados con el acuerdo de ambas partes. Violar alguna de estas cláusulas se considera suficiente causa para la ruptura del contrato y el infractor soportará como única pena el pleno derecho de su cónyuge de abandonar el vínculo.

 

17- Firma del contrato: El presente contrato no tiene ninguna validez jurídica, civil ni comercial. Es de uso exclusivamente privado y no puede ser esgrimido como argumento en un litigio. Para dejar esto claramente establecido debe ser firmado con la mano izquierda, sin ceremonia ni testigos.

 

 

Fecha:     /     /                                              firmas

 
 
 

El amor NO lo justifica todo

El amor no puede atentar contra tus principios o derechos como persona, impedirte autorrealizarte o rebajar tu sentido de valía. Si amar implica aniquilar la propia autoestima es mejor la soledad.

El amor es el resultado del conjunto de 3 factores: el Eros (placer o deseo, enamoramiento), la Philia o amistad (congruencia racional con el otro) y el Ágape (ternura, cuidados). Emoción, razón y conducta.

El amor no es sufrimiento, no es miedo, no es depresión, no es violación de los derechos, no coarta la libertad. Lo que va en contra de la vida, de su calidad, es represivo, lo que favorece el crecimiento personal, es progresivo.

Si la “prueba de amor” consiste en renunciar a mi autorrealización, ese amor no me sirve. “Te dejo, aunque te ame, no le vienes bien a mi vida”.

La única certeza que puedes exigir de una relación es que nunca te harán daño intencionalmente.

Los principios no pueden ser negociados, aunque sea en nombre del amor.

Estar comprometido significa que haré todo lo posible para que esta relación funcione, pero no por un deber asumido, sino porque quiero que sea así, porque nace de mí.

Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Artículo 3: Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. No admitas la más mínima agresión física o psicológica.

Artículo 12: Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en la vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o reputación. Tienes derecho a la intimidad y a que no invadan tu privacidad.


[ Vuelta arriba ]