Hoy me he emocionado al recibir el siguiente mensaje de una lectora de este blog:
 
"Hola amiga aunque no te conozco personalmente ni tu a mi te agradezco que acompañes mis días, la vida seria mas triste y larga, sin tus consejos y  vivencias. También si no estuvieras, pero tu presencia me ayuda y  el futuro de nuestra amistad, espero que cada vez florezca más y más.
 
Gracias por existir y por tu ayuda Adelaida."
 
Ha llegado en un momento muy especial en el que me flaqueaban las fuerzas y me sentía sola… cuando más tengo que tansmitir serenidad a mi madre para que supere una dura enfermedad y se enfrente a la intervención quirúrgica de esta misma tarde… 
Ese mensaje ha sido un tónico para el alma y le ha sacado brillo a mi existencia. Y me ha hecho decirme a mí misma que, aún con todos mis defectos y mi carácter, a veces irascible y dominante, todo lo bueno que hay en mí pesa mucho más, y al compartirlo, se multiplica, se expande, germina y da sus frutos. Y resulta estremecedor recibir estos agradecimientos, al igual que los de mi libro de visitas, porque a la vez germinan en mí con su generosidad al expresar gratitud y reconocimiento.
 
Gracias Juanita, por dibujarme un sol en un día gris. Mis lágrimas al cruzarse con sus rayos han desdoblado un arco iris de vivos colores lleno de energía…
 
Adelaida